Instagram
¡Síguenos en Instagram! @WOAO88unoFM y se un Duro de la Zona…   -   Escucha nuestra señal en vivo desde tu Android, iPhone o Windows Phone descargando nuestra APP búscala como ¨WOAO APP¨ totalmente GRATIS…!   -   Descárgala en 140 caracteres… ¡Síguenos en Twitter! @WOAO88unoFM   -   Ahora también en la web somos SORPRENDENTE!!!   -   Súbele el volumen a tu radio… disfruta de los temas más sorprendentes!!!   -   
abril 21, 2016

Profesor Briceño: “Quiero abrirme a otro público”

Rafael-Briceno-Alexandra-BlancoEl-Nacional_NACIMA20130615_0074_6

Entrevista por Marcy Alejandra Rangel.

José Rafael Briceño es un comunicador social venezolano que por 20 años se dedicó a ser profesor universitario y se involucró por la misma cantidad de tiempo en el teatro experimental e infantil. Un día le surgió la posibilidad de escribir una comedia titulada Queridas psicóticas que le despertó la curiosidad de convertir el texto, así como lo hacía en los salones de clase: “Llega un momento en el que, si tienes algún tipo de filón para el humor, vas convirtiendo una clase en una rutina”.

Su carrera como profesor de oratoria en la Organización Miss Venezuela y distintos bufetes de abogados hizo que abandonara su veta teatral y probara sus chistes en los circuitos de Stand Up Comedy en bares nocturnos caraqueños que organizaban Carlos Sicilia y George Harris hace diez años. “Era un género que me permitía no tener que lidiar con toda la complejidad que implican los actores y la producción. El Stand Up me permitía hablar de una cantidad de cosas en primera persona sin el artilugio del guion teatral o la historia, sino desde la premisa y la respuesta, que era lo que más me gustaba a mí”.

El Profesor Briceño, como se hace llamar, es conocido en el mundo del Stand Up Comedy venezolano desde hace cinco años con el estreno de Mi país, tu país, un show en conjunto con George Harris, Led Varela y José Rafael Guzmán, que sumó 140 presentaciones y 48mil espectadores. Varela, Guzmán y Briceño, repitieron la experiencia con Los hijos del ocio, el segundo de sus espectáculos en conjunto. En julio de 2013, Briceño decide presentar sus rutinas en solitario bajo el título Briceño lo cuenta todo y en 2015 estrena Briceño y el fin del mundo, show que actualmente se presenta en las salas de teatro de su país.

El teatro, la comedia y el oficio de profesor le han permitido a Briceño incursionar en otras áreas de la comunicación. Además de sus shows, es locutor de un programa en el primer circuito radial de Venezuela y presentador de un programa de televisión por internet en el que aborda semanalmente la política a través del humor.

–¿Cuándo comenzó su pasión por la comedia?

–Yo había visto Stand Up Comedy desde pequeño. Viví en Estados Unidos en 1985 y una de mis formas de aprender inglés fue ver las rutinas de Bill Cosby, George Carlin… Ver a los grandes comediantes que hablaban por una hora y media. Me preguntaba: ¿de qué pueden hablar durante una hora y media y de qué se está riendo la gente? Y eso hizo que no solamente aprendiera inglés sino que además tuviera oído para la comedia, que es el que creo que me ha servido para el oficio que hoy estoy desempeñando.

–¿Qué papel juega la familia a la hora de escoger material para sus rutinas?

–Un comediante debe trabajar desde su verdad, desde lo que observa o lo que vive. Y en mis últimos cinco años, el proceso de convertirme en padre ha tenido un rol protagónico porque he tenido que cambiar una cantidad de elementos en mi persona para poder hacerlo. Y porque cuando se es padre a los 38 años, uno tiene una cantidad de reflexiones importantes, quizá una mayor sabiduría, aunque no tengas la misma energía. Y yo no quería ser un padre a medias. Quería ser un padre involucrado, un padre que cambia pañales, un padre que entiende qué es lo que está pasando y eso me absorbió y me retó. Además Bernarda (su primera hija) tiene una capacidad de hacer comentarios que se prestan para comedia; lo mismo que las discusiones con mi mujer me hacen caer en cuenta de lo bruto que soy. La familia es una de las áreas donde quedo en evidencia y al público le gusta que yo quede en evidencia.

–¿Cuál es la relación que existe entre política y humor en sus rutinas?

–La relación del humor con la política en mi trabajo es muy sencilla: el humor es el que desnuda al poder, y la política es el oficio de los que tienen el poder. Entonces es inevitable tocar el tema político en esos términos. No de un lado, de un bando o del otro, sino desde el que está fuera de la política demostrando la desnudez de los argumentos con que los políticos pretenden obrar o pretenden convencernos o pretenden convencerse a ellos mismos. Entonces la política –tuviéramos el gobierno que sea– siempre tendrá un por qué en nuestras vidas. Pero nuestra cotidianidad se ve afectada por ella porque, aunque los fenómenos socioculturales que tenemos alrededor son más importantes, las decisiones de los políticos nos frenan una cantidad de derechos, aunque la ley diga lo contrario.

–Su trabajo como profesor de oratoria lo llevó a ser jurado por primera vez en un concurso de belleza internacional. ¿Qué otras oportunidades le ha dejado su paso por el Miss Venezuela?

–Es un trabajo que acepté porque necesitaba dinero, porque era un reto docente y también porque era una forma de proyectarme, que servía para apalancar mi persona pública. Era arriesgado porque sobre mí recaía la culpa de lo que sucediera en concursos nacionales e internacionales, pero eso me permitió conocer a mucha gente profesional como Osmel Sousa, muchachas increíbles, ver cómo se estaba trabajando en televisión, cómo funcionaban los anunciantes. Me ha abierto oportunidades porque la gente conoció mi cara y mi nombre, me permitió estar este año como jurado del Miss Ecuador, pero a la vez es complicado, porque generó una nube: así haya renunciado, la gente sigue creyendo que yo trabajo ahí. El aura del Miss Venezuela me persigue siempre.

. ¿Qué papel juega la internacionalización en la carrera del Profesor Briceño?

–Así como me abrieron la oportunidad de mostrarme en Comedy Central, Stand Up Sin Fronteras o el Festival del Humor de Colombia, podemos aprovechar que tenemos un idioma común, con unas realidades políticas muy comunes y unas idiosincrasias que se acercan. Hay que ver si uno tiene éxito en otro patio, porque no solo me presento para los venezolanos que están afuera, sino que quiero abrirme a otro público, sensibilizarme a otras formas de pensar y crear humor para esas otras formas de pensar. Es muy importante porque yo creo que hoy en día pensar en un artista que exclusivamente se mueve en un pequeño mundo te limita y no te deja crecer. No estoy hablando en términos económicos, sino crecer como creador, como creativo, como alguien que tiene algo que proponerles. En este momento tengo que redimensionar las imágenes y analogías para otro público: ese reto me fascina y para allá voy.

ARTÍCULOS RELACIONADOS
COMENTARIOS
© Todos los derechos reservados 2013 Woao 88 Uno Fm, C.A Contacto | Publicidad
Desarrollado por: Antipasto